Falda de flores

Llevaba mucho sin sentarme a la máquina, y lo echaba de menos. Ya casi ni recordaba lo que es sentarte tranquilamente sin más preocupación, deshacer un hilván, o cambiar canillas.

Desde luego que me está quedando claro lo que es un año movidito, y espero que si tiene que repetirse otro igual tarde muchísimo en ocurrir.

Tenía pendiente arreglar un vestido: el cuerpo es la falda que véis, y la parte superior (tirantes tipo nadadora y torso) llevaba el corte debajo del pecho y era de ganchillo color vino, pero había perdido color el algodón.

En principio iba a tejer la parte superior para cambiársela, pero tenía ganas de coser a máquina. Así que cambié el vestido por falda, con una transformación bastante sencilla. De hecho lo más complicado fue encontrar un forro adecuado, ya que la tela aunque no lo parezca es bastante fina y clarea. Además por supuesto buscaba un tejido que no se arrugara mucho y que tuviese un color similar.

La cinturilla lleva una goma elástica, por lo que he prescindido de botones, cremalleras, o similar. Y cosido a la cinturilla va el forro también.

Para el dobladillo no cambié nada, ya que aproveché el del vestido, y solamente tuve que hacérselo al forro.


El vestido era bastante corto, y ahora se ha convertido en una falda, por encima de la rodilla y muy cómoda y fresquita.

Lo mejor es que antes de terminarla ya tenía en mente varios proyectillos más. ¡Espero sacar tiempo pronto para llevarlos a cabo!

Saludos, y a seguir creando.

Anuncios
Publicado en Costura, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

¡Bienvenida Primavera!

Buenas,

llevo otra racha sin pasarme por aquí, y es que me hallo sumida en un torbellino importante entre mi vida personal y laboral. La verdad es que no paro, y eso no me deja tiempo para prácticamente nada, ni siquiera para dormir las horas suficientes. Al menos el cambio de hora y temperatura empujan a tener más ganas de hacer cosas, al margen del cansancio que provocan estos primeros días de cambio horario.

Porque por fin llegó el buen tiempo, meter el abrigo en el ropero (aunque no mucho) y pasarnos a colores más alegres. Hay vida más allá de la calefacción, la mesa de camilla, y la ropa de abrigo.

Eso es lo que me inspira esta blusa: sol, luz, paseos, aire libre, mañanas frescas, mediodías calurosos, tardes largas y noches agradables.

El corte es camisero, ancho y recto, pero con mangas largas ligeramente anchas. Y lo bastante largo para poder llevarla con mallas sin marcar trasero. El tejido es gasa, pero debajo llevo una camiseta de mangas largas para que no se claree. Los botones a pesar de ser rosa fucsia con el borde dorado, pasan bastante desapercibidos entre tanto color, ya que incluso algunos colores tienden al flúor.

Me encanta la variedad de colorido que sale de los armarios a partir de estos días.

¿Qué colores preferís para esta época, también tendéis a más luminosidad?

Publicado en Costura | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Pastas de garbanzo y plátano

Había probado a hacer antes galletas con plátano y avena, plátano y chía, judías blancas y avena,… pero no mezclando garbanzos aún, y menos con chocolate.

La receta es muy sencilla y sana, así que probé a hacerlas. En casa nunca tenemos nada de dulces ni bollería porque evitamos productos procesados, por eso me encantan estas recetas facilonas que se hacen en un plis y te quitas así el capricho. Además lo de ponerle chocolate es una gran idea para quienes no podemos pasar sin nuestro cuadradito diario.

La idea es de la instagramera @km_photo_project, no me pude resistir a probar cómo me salían.

Los ingredientes son:

  • gramos de garbanzos ya cocidos

  • gramos de copos de avena integral

  • una chispa de levadura

  • un plátano

  • cacao puro en polvo

  • chocolate negro picado (o chips)

  • endulzante al gusto (no les puse, usé una cucharada de compota casera sin azúcar de manzana y pera)

Simplemente hay que triturar los garbanzos y el plátano. Yo recomiendo el plátano machacarlo con tenedor y después amasarlo con los garbanzos para que no quede muy líquido. Después se mezcla con la avena y el cacao. Se colocan en los moldes y se hornean a unos 180-200 grados hasta que se quede doradito.

El resultado ha sido bastante rico. El sabor es muy suave, teniendo en cuenta que lo que he usado para endulzar realmente lo que hace es dar un matiz, pero no endulza en sí. También hay que tener en cuenta que el plátano ya es dulce de por sí, así que es un sabor a garbanzo bastante sutil.

No sé si os pasará como a mí, que me da repelús tocar la comida, sobretodo si son cremas, pures, etc. Así que cuando tengo que hacerlo, por ejemplo para amasar con las manos siempre uso guantes de látex de esos de un solo uso tipo enfermera, y de camino me ahorro el tener que sacarme trocillos de las uñas.

Personalmente me ha gustado muchísimo el resultado, y repetiré sin duda en breve. ¿Y a vosotros qué os parece?

Saludos, y a seguir creando.

Publicado en Cocina fácil | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Portal de Belén 

​Buenas, ¿qué tal?

No me gusta la Navidad, nunca me ha gustado, ni de niña. Lo único bueno que le encuentro son los dulces y el día de Reyes. Aún así me gusta poner un detallito en casa, para recordar lo días festivos, así que ya el año pasado me hice con un nacimiento.

A pesar de haberlo querido ir haciendo poco a poco durante casi un año que he tenido disponible, lo fui dejando y me ví a finales de noviembre con un Belén de escayola blanco como la nieve. Me puse a marchas forzadas, y he confirmado lo que ya sospechaba: que pintar no es lo mío, y que además no me relaja nada.
Ha sido un proceso exprés ya que quería tenerlo listo para el día de la Inmaculada, a pesar de que me iba de puente y el tiempo apremiaba. Al final se me pasó de fecha, pero logré colocarlo el día 9.

En principio iba a darle betún de judea también, pero ahora tengo mis dudas. No le he dado nada aún, pero estoy barajando la posibilidad de barniz mate, o espray mateador que tengo en casa bastante después de haber customizado alguna muñeca.

 Estas navidades se va a quedar solamente el misterio, pero me he propuesto organizarme y para el año que viene completar la escena con los Reyes Magos, que son mis favoritos.

¿Qué pensáis de estas fiestas? ¿Os gusta la decoración tradicional?

Saludos, y a seguir creando.


Publicado en Manualidades | Deja un comentario

Tirando de la manta

Buenas, ¿cómo va ese otoño?

Aunque muchos estaban deseando que llegase esta época, no es mi caso. No me gusta nada el frío, me aletarga, me resulta desagradable e incómodo, toda esa cantidad de ropa que hay que ponerse (con lo bien que se va en short y chanclas), en fín, que no es lo mío. Y es que a mí el calor ni me agobia ni me cansa, al menos a fecha de hoy, ya veremos cuando vaya cumpliendo más años.

Creo que lo único que me gusta de este tiempo inclemente es poder estar en bata y la mantita del sofá. Bueno mantita o manta propiamente dicha… ya que la mía no es nada pequeña, y lo mismo la echamos en la cama durante los primeros días de fresco, que después está todo el invierno en el sofá.

Está tejida a ganchillo, con varetas. Mi madre se la hizo a mi hermana, y cuando la ví terminada no pude evitar prendarme de ella… y a comprar lana. A parte de su simpleza, lo que más me gustan son los colores cálidos que tiene, me encanta la gama de los tonos tierra, y es que da la sensación hasta de que abriga más con esos tonos.

Ya véis que el punto es lo más sencillo del mundo, solamente hay que ir tejiendo rectángulos concéntricos. Os animo a tejer una, porque además es muy agradable andar ya entre lanas en ésta época, dejarla caer en el regazo y tener las piernas calentitas mientras se teje.

Saludos, ¡y a seguir creando!
Madojim.

Publicado en Ganchillo, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Entre tarros

¡Buenas!

Llevo un tiempo sin pasarme por aquí. La verdad es que estoy pasando una temporada algo frenética, que no me deja mucho tiempo para mis cosas, pero mirando el lado bueno no paro un momento de hacer cosas.

Ando muy metida en la cocina, pero no preparando platos de chef ni salsas en las que mojar un bollo. Siempre he huído de la comida procesada, y cada vez le huyo más a sus interminables listas de ingredientes extraños, y como en casa ya de por sí cuidamos mucho la alimentación intento reducir la compra de procesados a lo estrictamente necesario y según de qué tipo sea. Ahora mismo estoy en vías de perfeccionar yogures ya que compré una yogurtera y estoy entusiasmada con ella. Además da mucho más juego del que supuestamente se le puede sacar: según las instrucciones solo hace bien yogures blancos o con mermelada en el fondo, pero de café salen riquísimos, con trozos de chocolate, con miel,… También ando liada con barras de cereales o proteína para antes y después de entrenar , mermeladas, cremas de frutos secos o experimentando con verdura. Sobre todo eso de hacer conservas me parecía muy complicado, ¡pero que buena cosa para que no te falten ciertos productos todo el año! Además de que siempre tienes a mano a lgo.

Lo último son tarros como los de las fotos, uno con mermelada, otros con compota y el de encurtido.

Los encurtidos son súper fáciles de hacer. No duran tantísimo como los de fábrica, pero sobre tres o cuatro semana se pueden tener perfectamente. Mi madre los hacía mucho porque mi padre necesitaba una dieta muy estricta y así le daba más juego para acompañar las comidas. Ella los sigue preparando tal como le indicó el médico en su día: hirviendo las verduras un par de veces, pero entre hervor y hervor había que cambiar el agua. Las zanahoras así quedan especialmente ricas, pero yo le he hecho en crudo, para acompañar las ensaladas, y para tener algo sano que picotear mientras preparo la comida, así me quito de probar absolutamente todos los ingredientes de lo que esté preparando en ese momento.

La receta es tan fácil como trocear el o los ingredientes, y poner en un bote con 1/3 de vinagre y 2/3 de agua, y especiar al gusto. Ésta vez he puesto cebolla, apio, pimiento verde y rojo, pepino, zanaharia, ajo y un poco de tomillo. Se suele poner sal, entre otras cosas porque ayuda a conservar y le da un gustillo muy rico; pero yo personalmente no le añado, no tomo sal apenas y por si las moscas prefiero quedarme corta para que pueda tener arreglo.

Y he aquí el tarro recién hecho. Lo dejo un par de días antes de probarlo para que las verduras vayan absorviendo el gusto del ajo y el vinagre.

Y aquí ya servidas al plato.

Y ahora vamos a lo dulce, de rico postre:

El de la izquierda es mermelada de kaki, una fruta que me parece deliciosa y que es una pena lo poco que dura la temporada. Como me gustan muy maduros siempre hay alguno que se me rompe y lo acabo metiendo en un vaso para consumirlo exprés. Ésta vez se me ocurrió cocerlo al baño maría para poder guardarlo largo tiempo. No lleva azúcar ni especias de ningún tipo, que tal vez habrían ido bien ya que parece que pierde algo de dulzor con el proceso, pero está igualmente deliciosa. Tampoco lleva agua, ya que es un fruto muy jugoso una vez maduro. Me encanta la mezcla de sabor que hace con el plátano y con el queso fresco.

Las conservas dulces de fruta son un gran recurso. Yo siempre tengo alguna lata de fruta en su jugo o en zumo, por si algún día nos vemos en casa cortos de fruta. Comemos muchísima y siempre tenemos de sobra y gran variedad, pero también ha pasado cualquier imprevisto que me he visto sin ella, y tener una latilla a mano es todo un salvavidas. Las mermeladas y compotas son una gran baza, ya que te permite tenerlas en la recámara y preparadas de forma casera. En mi caso además no suelo ponerles ni azúcar ni edulcorantes, cosa prácticamente imposible si buscamos una versión comercial.

El tarro de la derecha es compota de batata, otra de mis pasiones. Está cocida a fuego lento, con agua, una ramita de vainilla, un poco de jengibre, un poco de clavo, y matalahuga. Personalmente, la próxima vez no le pondré matalahuga, creo que el sabor se mata un poco si buscamos algo más cercano al boniato asado. Me resulta “refrescante”, algo que me choca un poco, porque siempre que pienso en batatas me asalta el recuerdo del olor que desprende el horno, del calorcito y de ir sacando ya alguna rebequilla, aunque este otoño esté siendo particular. Me salió más espesa de lo norma, porque fui de la cocina y me olvidé de la cazuela (de milagro no se pegó al fondo). Tiene una textura firme pero que se extiende genial, en tostada con frutos secos .o pepino por encima está riquísima.

Este bote en cambio es compota de membrillo y pera. De especias lleva clavo, matalahuga, jengibre y canela. El membrillo es una fruta bastante seca y con poco dulce, por lo que mantiene su textura muy entera y hay que poner muy poca agua ya que al no soltar la fructosa no hace pasta en forma de salsita, queda en forma de caldo. Basta con cubrir los trozos y dejarlo hervir a fuego medio durante unos 40 minutos. Aunque siempre lo de la textura va totalmente al gusto de cada cual.

Lo más importante para hacer conservas es el hervido primero del tarro, y después del producto al baño maría. El tarro y su tapa se hierven durante al menos quince minutos para esterilizarlos. Una vez estén, se rellenan con el producto, los tapamos bien, los cubrimos por completo de agua y los dejamos hervir al baño maría durante mínimo 30, así nos aseguramos de que no quedan bacterias y con este proceso además quedan al vacío. Dicen que pueden guardarse durante al menos un año, aunque yo personalmente no me fiaría de consumirlos después de tanto tiempo, y de todas formas no creo que me vayan a durar tanto.

Bueno espero que os haya gustado y que os animéis a preparar tarros en casa, tienen la ventaja de que aunque a veces necesites varias pruebas, al final acabarás haciéndolos justo con el toque que te guste a tí..

¡Saludos, y a seguir creando!

Publicado en Cocina fácil, Sin categoría, Trucos caseros | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

No más auriculares enredados

Una idea muy facilita que ví por instagram y que me está resultando muy práctica, ya que suelo llevar mis auriculares en el bolso del trabajo, junto con un cable mini-usb. Como os podéis imaginar siempre van en un bolsillo liadísimos, y hay que tirar de un extremo para sacarlo todo y después desliarlos.

Así que me puse manos a la obra enseguida y este es el resultado, muy práctico y muy rapidito de hacer.

Me quedó un poco pequeño porque estaba aprovechando un resto de hilo fantasía que me gusta mucho, pero al menos tuve suficiente para hacerme el apaño.

En lugar del botón puede sustituirse por un lacito o tejer dos cordelitos para anudarlo.

 

¿Qué os parece? Para mí que suelo llevar cables encima todos los días, es una idea muy práctica para que vayan recogidos. De hecho voy a tener que hacer alguno más para cuando vaya de viaje, ya que me hice una bolsita, pero dentro acaba todo hecho una bola.

 

Saludos, ¡y a seguir creando!

Madojim

Publicado en Ganchillo, Trucos caseros | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Costurera remendona

Últimamente he estado realizando algunos arreglillos para salir del paso. Estoy un poco desmotivada porque mi máquina de coser se ha estropeado, así que salvo seguir tejiendo flores para el proyecto del chal,  poco he hecho. Tengo varias cosas hilvanadas a espera de qué ocurre con la máquina, y además he arreglado algunas cosillas a mano.

 

Como por ejemplo esta gorra  para pescar. Usé la pernera de un pantalón pirata que convertí en bermudas, y resultó que el retal sobrante daba la medida justa para el cuello. Lo malo es que no he podido ponerle un dobladillo decente para que diese el largo, así que estoy pensando ponerle algún ribete, o cinta al biés de algodón por el filo, aunque claro, él dice que “para qué, si así está bien”.

gorra

 

pantalon

También he arreglado esos pantalones, que corté hace algunos veranos, pero el deshilachada ya me parecía excesivo, así que compré cinta estampada y resuelto. No quise hacerles dobladillo para que no quedase demasiado cortos, por lo que preferí elegir una cinta alegre y ponérsela al filo.

 

También he arreglado estos sujetadores de deporte. Las tirantas no son graduables, y me dolía la espalda. La cosa es que los compré por Internet cuando vivía fuera y me daba pereza realizar el cambio, así que me los quedé y se quedaron arrumbados. Casualmente tenía elásticos anchos guardados de colores que no le van demasiado mal, porque aunque no van a verse porque siempre llevo camiseta y nunca corro en top, cierto es que se ven menos churretosos que si se notase demasiado el cambio del elástico.

Los elásticos los guardé cuando se estropearon las  luces frontales de la pesca y guardé los elásticos, que varios apaños me han hecho ya, se ve que le saco provecho a mi prematuro Síndrome de Diógenes.

Para mí lo peor fue que estos sujetadores no tiene costuras, así que tuve que esmerarme para cortar derecho y que no resultaran las puntadas demasiado desiguales.

 

¿Y ustedes, sois también de arreglar cosas sobre la marcha?

Saludos, !y a seguir creando!

Madojim

 

Publicado en Costura | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Orange is the new black

¡Buenas!

Quería enseñaros este proyecto veraniego que tomó forma durante el invierno.

La idea original era hacer algo parecido al famoso Juliet Tee de We Are Knitters (pincha para ver el original) en color salmón. Pero ví este algodón fantasía de Lanas Stop y me quedé prendada. Fue algo dificultoso de tejer pues es plano, salvo los tramos satinados que resbalan y se redondea un poco la hebra.

Pero aunque lo haga muy a menudo nunca he sabido medir a ojímetro, y después de todo un verano tejiendo resultó que había hecho las partes de punto de arroz delantera y trasera con unas medidas de las que podía  sacar tres tops. Me frustré tanto al destejer que quedó arrumbado durante unos meses, hasta que mi madre terminó su proyecto y se puso con él. Así que sí, es fruto de su trabajo, yo solo planteé la idea. 

Para la parte superior a punto de red decidimos usar la misma aguja, para que no quedase excesivamente calado, ya que no soy de llevar transparencias ni clarear nada para poder estar agusto en el trabajo.

El cuello y las mangas se tejieron en algodón naranja, ya que una vez más calculé mal, esta vez el número de ovillos (usé 6) y me quedé corta.

De hecho ha tenido tanto éxito que ya va tomando forma el de mi hermana, con este algodón multicolor, el Belice de Katia.

Saludos, ¡ y a seguir creando! 
Madojim

Publicado en Tejer con dos agujas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Ambiente marinero

¡Hola de nuevo!

Llevo muchísimo sin publicar. Tanto, que ni siquiera he mirado desde cuando. Tampoco he estado haciendo grandes cosas, pero sí he estado liada con muchas pequeñitas, y al final ni parar en casa ni mucho hacer.

De todas formas sí he tenido tiempo de estrenar algún que otro proyecto que estaba en el baúl de los recuerdos, y que huele a verano absoluto. Como éste top de rayas celeste y blanco (el celeste es más claro, pero no he podido atinar con el tono correcto en el editor de imágenes). Está tejido a dos agujas con hilo de algodón, y la ayuda de mi madre como siempre ha sido inestimable.

Es anchito, y no llega a ser un crop top, no me veo ya con edad para eso, aunque sí es bastante más cortito de lo que yo suelo usar. Aunque con esto de ahora se llevan los tiros más altos, no se ven tan corto y estiliza mucho.

En días de calor, el escote a la caja puede agobiar un poco, pero si hay viento o baja un poco la temperatura, como en las noches playeras, es ideal. De hecho, estoy pensando en hacerme otro similar pero de manga larga.

¿Qué os parece? ¿Habéis tejido algo  veraniego últimamente?

Saludos, y a seguir creando,

Madojim

 

 

Publicado en Tejer con dos agujas | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario