Saquito para bebé

¡Buenos y fríos días!

Con estas temperaturas, a quién no le gustaría tener una mantita todo el día echada por los hombros, y eso que yo vivo en un sitio cálido. Por ese motivo, tejí hace poco un saco para el bebé de una amiga que vive en la sierra, con unas temperaturas gélidas en invierno. Es súper práctico, cómo para llevar al retoño y además sabiendo que no va a pasar frío.

La confección no puede ser más sencilla, ya que nos guiaremos por medidas. Necesitaréis lana y agujas de tricot del número que prefiráis, una cremallera de al menos 35cm y una tela bonita para el forro.

¡Empezamos!

Lo primero es calcular cuántos puntos montar según la lana y las agujas que empléis. Hay que formar un rectángulo, de 50cm de ancho y 1’50 metros de largo. Yo empleé el Punto Retina, que viene muy bien explicado en el blog de /We are knitters/ además es muy sencillo y queda vistoso, ya que la mayoría de saquitos se realizan en punto bobo. Yo elegí agujas del nº 8 y en la mercería me dieron esta lana, que me pareció un poco gruesa.

También me gustó el que la lana tuviese el color degradado, ya que los padres de esta bebé no son los típicos de rosa/celeste, y aunque se ve que “es de niña” no es tan clásico. También por este motivo no escogí lana fina, que es lo normal en bebés.

Una vez que tengáis el rectángulo tejido pasamos a montar la tela que hará de forro. En la foto no se aprecia bien, pero es blanca con miniestrellitas color rosa. Para esto necesíaréis unos 3cm más a cada lado para que no quede justo, y en el largo le dejé 10cm más para poder crear un dobladillo hacia fuera y así disimular la costura de la unión de tela y lana. Así que por ejemplo, una pieza de 1,80 de largo y 60cm de ancho os vendrá perfectamente.

En el extremo superior, doblando las esquinas formaremos una capucha, de 25 cm de largo, cosiendo ambos lados dándole forma triangular.

En un costado cerraremos también cosiendo, pero en el lado derecho montaremos la cremallera. Si usáis lana fina probablemente podréis usar la máquina de coser, pero con ésta gruesa y esponjosa no me fiaba, y al final cosí a mano. Otra opción si no os gusta la cremallera es colocar botones, poner el cierrre en el centro y coser los lados, o cualquier otra opción que se os ocurra.

Aquí tenéis una muestra del punto retina, y el resultado.

20151001_175550

Y así quedó al final. Me encantó el resultado, aunque se me hizo un poco largo el proceso de tejer el rectángulo de lana (!y eso que no era de la finita!) , también es cierto que lo bueno de las lanas gruesas es ir viendo lo rápido que se avanza, y eso siempre anima.

Espero que os haya gustado, ¡y a seguir creando!

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Costura, Tejer con dos agujas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Saquito para bebé

  1. agujaylana dijo:

    Precioso, que gusto debe ser estar ahí metida, jeje.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s